La polémica idea de Richard Hansen que no agrada a las comunidades forestales

El arqueólogo estadounidense Richard Hansen que ha dedicado buena parte de su vida al sitio arqueológico El Mirador, está empujando la idea de evitar que se renueven las concesiones forestales que durante muchos años han sido entregadas a los comunitarios para su cuidado y administración.

La idea que empezó a tomar forma este año luego de que Hansen invitara a varios diputados al sitio en dónde les vendió la idea de que deben dejar de entregar la selva en concesión a las comunidades para que pueda haber inversión en el parque turístico que tiene planeado.

En la actualidad, la comunidad Carmelita es la puerta de entrada a El Mirador y es está la que se encarga de llevar a los turistas a través de la selva, así como de resguardar los recursos de la zona.

Un mínimo de turismo se hace vía aérea pero la idea de Hansen es llevar un tren eléctrico hasta las cercanías del sitio y desarrollar hoteles con la intención según él, de llevar más turismo.

El tema resurgió está semana con la publicación de una nota del medio Vice bajo el título “Mayan ruins in Guatemala could become a U.S.-Fundend tourist attraction”, que traducido es: -Ruinas mayas en Guatemala podrían convertirse en una atracción turística financiada por Estados Unidos-.

Y es que la polémica no termina con el tema de las concesiones, Hansen se encuentra en busca de financiamiento por el Gobierno de Estados Unidos para su proyecto y para esto ha acudido al polémico congresista estadounidense Jim Imhof un Republicano que niega el calentamiento climático lo que hace pensar a muchos que el tema de conservación del que habla Hansen para vender su proyecto está lejos de la realidad.

El proyecto de ley del cual Hansen dice que es el arquitecto, busca que los contribuyentes estadounidense financien su proyecto de 2021 a 2026 con US$12 millones de dólares anuales.

En el vídeo grabado por Vice, este se muestra molesto cuando la reportera le habla de por qué no incluir a los comunitarios en el proyecto, a lo que esté le responde que no tiene lógica construir un hotel de US$5 millones y dárselo a los campesinos, “Eso no funciona en el mundo real”, dice Hansen.

Sobre esto la comunidad Carmelita señala que lo que Hansen busca es que ellos se conviertan en empleados, quitándoles la concesión que durante años ha funcionado de manera adecuada cuidando la selva a la vez que hacen uso de sus recursos de manera sostenible.

¿Qué piensas de esta idea del arqueólogo Hansen?

¿Consideras que introducir un tren en la selva podría traer problemas depredación del patrimonio?

¿Crees que convertir El Mirador en un parque turístico podría ser beneficioso o traería problemas ambientales al lugar?

¿Te gustó esta publicación?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Compártelo en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Comentarios:

Te puede interesar:

Recibe lo último de polígrafo en tu mail.